¿Qué es la fiebre amarilla?

La fiebre amarilla es una enfermedad viral aguda, hemorrágica, que se transmite por la picadura de un mosquito infectado, el Aedes aegypti.

Se trata de un virus pertenenciente al género Flavivirus, y se considera parte de la familia de las fiebres hemorrágicas, integrada por otros grupo de virus como el arenavirus, el hantavirus y el dengue, entre otros. 

Se presenta como una infección febril grave que afecta al hígado y por tanto se manifiesta con ictericia (lo que produce un color amarillento en la piel y ojos, y de ahí el nombre de "fiebre amarilla"). Además afecta a los riñones, corazón y puede producir un estado de shock grave, hemorragia y una mortalidad elevada.

Originaria de África, la fiebre amarilla se extendió al continente americano con la trata de esclavos. Los monos son el reservorio natural de la enfermedad en la selva y se contagia a los humanos, por lo que la fiebre amarilla se considera una zoonosis. 

Glosario:

virus: agente microscópico, portador de una infección, que solo puede multiplicarse dentro de las células de otro organismo. Los virus pueden causar desde enfermedades simples como un resfrío hasta otras más complejas como Sida. Un virus no es lo mismo que una bacteria. Por ello, los antibióticos no sirven para combatirlos.

género: en biología, es uno de los grupos (taxones) en los que se clasifica a los seres vivosLos taxones principales, ordenados del menos al más inclusivos, son: especie, género, familia, orden, clase, filo, reino y dominio. 

Historia

En 1881, el médico cubano Carlos Finlay propuso que la enfermedad era transmitida por un agente intermediario: el mosquito Aedes aegyptiEn una década crucial para la nueva "Medicina microbiológica" que estaba descubriendo las bacterias causantes de enfermedades como la tuberculosis y el cólera, entre otras, Finlay hizo un aporte original al proponer el concepto de enfermedad producida por un vector.

Dicen que su interés en la enfermedad comenzó en realidad por el mosquito, porque decidió estudiar este insecto motivado por la molestia que le generaba el zumbido. Luego halló que ese mosquito común era el vector que ayudaba a propagar la enfermedad, y presentó los resultados de su trabajo ante la Academia de Ciencias de Cuba. Su hipótesis, sin embargo, no fue atendida hasta casi 20 años después, cuando el gobernador de Cuba, Leonard Wood, pidió que se probara la teoría de Finlay, se revisaran sus trabajos de investigación y sus experimentos.

Entre tanto, a iniciativa de Finlay, el médico militar William Gorgas, jefe superior de Sanidad en La Habana, creó una Comisión Cubana de la Fiebre Amarilla que, siguiendo sus indicaciones, combatió al mosquito y aisló a los enfermos hasta que en solo siete meses la enfermedad desapareció de Cuba. 

Unos años después, Gorgas fue enviado a Panamá para ayudar en el control de la enfermedad que diezmaba a los trabajadores que estaban construyendo el canal. Allí, el médico aplicó los mismos principios indicados por Finlay y permitió terminar la gran obra de ingeniería. Por eso, una placa en Canal de Panamá reconoce la contribución del Dr. Carlos J. Finlay.

Pero quizás el principal reconocimiento a su aporte llegó a mediados del siglo XX, cuando la Confederación Médica Panamericana determinó que todos los años el Día del Médico se celebre el 3 de diciembre, día de nacimiento de Finlay, por su aporte al descubrimiento del mosquito como transmisor de la enfermedad. En Uruguay, el Día del Médico también se conmemora ese día.

El virus de la fiebre amarilla recién fue aislado en 1927 en África, y permitió desarrollar la vacuna que hoy —con algunas variaciones— se sigue utilizando.

bacterias: son seres vivos formados por una sola célula. Si bien puede provocar infecciones, la gran mayoría de las bacterias no hace daño, e incluso muchas son útiles. Algunas, por ejemplo, ayudan a digerir la comida, destruir células causantes de enfermedades y suministrar vitaminas al cuerpo. Las bacterias también se utilizan para hacer alimentos como yogurt y queso. 

vector: cualquier agente (humano, animal o microorganismo) que transporta y transmite un patógeno a otro organismo vivo.

¿Dónde se ubica?

La enfermedad es endémica en áreas tropicales de África y América Latina. A diferencia de la aparición puntual de algunos casos de la enfermedad, "endémica" quiere decir que es una enfermedad que ha permanecido a través del tiempo en esos territorios.

Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Venezuela y Perú son países con áreas consideradas de alto riesgo porque se ha detectado la presencia del virus y presentan factores ecológicos propicios para su transmisión a las personas.  

Desde 2016 Brasil ha mostrado una expansión de la fiebre amarilla de la zona histórica a zonas de bajo riesgo, compremetiendo a ciudades importantes como San Pablo y Rio de Janeiro. Además, el alto flujo de viajeros y turistas a Brasil ha puesto en riesgo a los países fronterizos como Uruguay, Argentina y Paraguay, donde circula el vector capaz de transmitir la enfermedad.

Trends Microbiol. 2018 Nov;26(11):913-928. doi: 10.1016/j.tim.2018.05.012. Epub 2018 Jun 19.

¿Cómo se transmite?

El virus de la fiebre amarilla es un arbovirus del género Flavivirus transmitido por mosquitos de los géneros Aedes —el más conocido es el Aedes aegypti—, Haemogogus y Sabethes.

Son ellos, como vectores, los que llevan el virus de un huésped a otro: primero entre monos (al picar un mono infectado y luego a otro mono sano), luego de monos a humanos y después de persona a persona.

Como las diferentes especies de mosquitos viven en distintos hábitats, hay algunos mosquitos que transmiten la enfermedad en los centros poblados (Aedes aegypti), otros en zonas selváticas (Haemogogus y Sabethes).

Por eso, se conocen dos ciclos de transmisión: uno selvático, cuando un mosquito infectado transmite el virus entre animales y luego a personas que circulan en la selva; y un ciclo urbano, que generalmente es más explosivo debido a la mayor densidad de población expuesta, en el que el mosquito infectado lo tansmite a personas.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas aparecen entre tres y seis días después de la picadura de un mosquito infectado. En una fase inicial causa fiebre, dolor muscular y de cabeza, escalofríos, pérdida del apetito y náuseas o vómitos.

Para la mayoría de los pacientes estos síntomas desaparecen después de 3 a 4 días y se recuperan sin lesiones orgánicas. Sin embargo, 15% entra en una segunda fase en la cual vuelve la fiebre alta y varios sistemas del cuerpo son afectados. Especialmente daña el hígado, lo que produce un aumento de la bilirrubina en sangre que explica el color amarillo de la piel y los ojos.

La enfermedad ha sido conocida también con el nombre de vómito negro, porque al degradarse el hígado y producirse la congestión de las mucosas del estómago y los intestinos, en la fase aguda hay vómitos frecuentes de color rojo o negro debido a la presencia de sangre.

La mitad de los pacientes que pasan a la fase tóxica mueren a los 10 o 15 días, el resto se recupera sin daño orgánico significativo. La tasa de letalidad es más elevada en los niños y las personas de edad.

¿Cómo se previene y se trata?

No existe un tratamiento específico para curar la fiebre amarilla, pero es muy importante consultar al médico especializada porque la mayoría de las manifestaciones sistémicas de la fiebe amarilla —como la insuficiencia renal, la hemorragia— pueden tratarse en hospitales.

La principal medida de prevención actualmente es la vacuna anit-amarílica, segura, accesible y eficaz.

Otras formas de prevenir la enfermedad, particularmente en zonas urbanas, es minimizar el riesgo de contagio mediante el control del mosquito vector. Para eso es necesario eliminar los posibles criaderos y aplicar larvicidas a los contenedores de agua y otros sitios donde haya agua estancada.

La vigilancia y el control de los mosquitos es clave para prevenir la transmisión, especialmente durante epidemias. Asimismo, comprender la distribución de estos mosquitos en un país puede ayudar a priorizar zonas y reforzar la vigilancia y la realización de pruebas de detección de la enfermedad humana.

También se recomiendan medidas preventivas personales para evitar las picaduras de mosquitos, como usar repelentes y ropa que minimice la exposición de la piel. No obstante, actualmente existe solo un conjunto limitado de insecticidas seguros, eficientes y costoefectivos que pueden usarse contra los mosquitos. Esto se debe principalmente a la resistencia que han desarrollado estos insectos a los insecticidas comunes o por el abandono de ciertos plaguicidas por motivos de seguridad o por su alto costo.

Asimismo, el uso de mosquiteros tratados con insecticidas -para cubrir las camas, por ejemplo- tiene eficacia limitado porque los mosquitos Aedes pican durante el día.


Fuentes utilizadas:

Pintura e infección. Ortiz, Albert. Dr. https://fundacionio.org/art/may06.html

Tras las huellas de la fiebre amarilla en Brasil. Kean S. Science. 2017:357(6352):637-41. DOI: 10.1126/science.357.6352.637 https://vacunasaep.org/profesionales/noticias/tras-huellas-fiebre-amarilla-en-brasil 

Fiebre amarilla. OMS. Extraído de https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/yellow-fever

Fiebre amarilla. OPS. Extraído de https://www.paho.org/world-health-day-2014/wp-content/uploads/2014/04/Yellow-fever-esp.pdf

Temas de salud: fiebre amarilla. OMS. https://www.who.int/topics/yellow_fever/es/

Curso sobre Enfermedades Vectoriales para Agentes Comunitarios en Ambiente y Salud. Módulo II: Fiebre amarilla. Ministerio de Salud. Argentina. https://www.msal.gob.ar/images/stories/bes/graficos/0000000169cnt-05-2-3-3-F-modulofamarilla.pdf

Vacuna contra la fiebre amarilla. Documento de posición de la OMS. https://www.who.int/immunization/PP_yellow_fever_SP.pdf

Control de fiebre amarilla. Guía práctica. OPS. 2005. https://www1.paho.org/spanish/ad/fch/im/guiapractica_fiebreamarilla.pdf

Wikipedia: Juan Carlos Finlay. https://es.wikipedia.org/wiki/Carlos_Juan_Finlay#cite_note-3 

Douan F, Ploss A. Yellow fever virus: Knowledge gaps impeding the fight against an old foe. Trends in Microbiology 2018;26:913.